TE ESPERO EN EL NUEVO BLOG... LITUMA EN LOS ANDES -->

AVISO A LOS VISITANTES

TE ESPERO EN EL NUEVO BLOG...LITUMA EN LOS ANDES -->

jueves, 7 de junio de 2007

Anís del mono vs Darwin. Creacionismo vs Evolución.



Esta historia nos la contó en clase, de forma más somera, el profesor Eugenio Domínguez Vilches, entonces Decano de la Facultad de Ciencias y posteriormente Rector de la Universidad de Córdoba: el dueño de unas destilerías, el empresario catalán Vicente Bosch, estaba en profundo desacuerdo con la Teoría de la Evolución propuesta por Darwin (El Origen de las Especies) y con las implicaciones que se derivaban de esta tremenda aportación a las Ciencias y a la Biología; de un lado, quedaba claro que no era necesario un Dios creador para explicar la variedad de animales y plantas que se observan en la naturaleza, de otro, se desbancaba al hombre de su posición antropocéntrica en el culmen de la creación y lo emparentaba con otras especies animales muy similares. La nueva teoría fue rápidamente aceptada por la mayoría de los científicos pero provocó las iras de la Iglesia Anglicana.
>>Se organizó un debate que se efectuaría en Oxford el 30 de junio de 1860, seis meses después de la publicación de El origen de las especies. El obispo Wilberforce iba a encabezar el ataque. Thomas Henry Huxley, el amigo de Darwin y vigoroso proponente de la teoría de la evolución, haría la defensa. El obispo Wilberforce se levantó para hablar ante una sala tensa, abarrotada, después de que oradores preliminares menos brillantes, habían aburrido al público durante algunas horas. Wilberforce desató su ofensiva de un modo jovial y confiado. "El principio de la selección natural", dijo, "es incompatible por completo con la palabra de Dios". Es una "visión ignominiosa de la Naturaleza". "Contradice los relatos revelados de la Creación". Flageló inmisercordemente las ideas de Darwin, quien no asistió por su mala salud. Por último, Wilberforce se volvió hacia Huxley y sonriendo de manera sarcástica le suplicó que le dijese "si era a través de su abuelo o de su abuela, de quien declaraba descender de un mono". La audiencia rió y luego estalló en aplausos, mientras Wilberforce tomaba asiento.
Huxley ofreció su defensa serena y solemnemente. Explicó las ideas de Darwin y demostró que Wilberforce no había dicho nada que las contradijera. Expuso la ignorancia científica de Sam el Jabonoso con frases firmes y severas. Entonces, por último, Huxley dijo que no estaría avergonzado en absoluto de tener a un mono por antepasado, pero sí se sentiría "avergonzado de descender de un hombre que emplea su conocimiento y su elocuencia para oscurecer la verdad".<<
(Del libro UN EXTRAÑO JUICIO. EL HOMBRE ANTES DE ADÁN de ROBERT SILVERBERG).
Darwin nunca expuso que el hombre descendiera del mono, sino que ambas especies tenían un antepasado común; de hecho pertenecemos a la misma Familia que chimpancés, bonobos y gorilas, Hominidae (homínidos) que junto a los demás monos conforman el Orden Primate. Pero la forma fácil, desinformada y burlona de atacarle era representarlo con rasgos simiescos...y esto es lo que hizo el propietario de la destilería catalana que añadió la efigie del ilustre naturista a un cuerpo de mono y lo usó como ilustración, a modo de escarnio, del anís que fabricaba. La calidad del producto extendió su popularidad y se comenzó a conocer como "anís del mono"...tan exitoso fue que le salieron imitadores como el anisado rectificado fabricado en Málaga que directamente usaba a dos chimpancés como reclamo (tuvieron suerte de que no andara por allí la SGAE). Esta historia es verosímil ya que los protagonistas vivieron en el mismo siglo, el XIX y el empresario pudo saber de Darwin.
Pero también podría ser cierta la siguiente explicación (me siento como en el templo de Rashomon): Vicente Bosch poseía también buques mercantes. En uno de sus barcos le trajeron de América un mono que pronto habitó la destilería, siendo ésta conocida a finales del siglo XIX como la destilería del mono, y su anís como el anís del mono. Pasado el tiempo, el propietario se decidió poner en la etiqueta la figura del mono con su propio rostro.
PD: si os fijáis, el mono de la etiqueta tiene cola y parece que es prensil...y esta característica sólo la poseen los monos del Viejo Mundo.
PPD: en el pergamino que porta el mono puede leerse "ES EL MEJOR. LA CIENCIA LO DIJO. Y YO NO MIENTO".

3 comentarios:

quaid dijo...

La historia de que es Darwin ya la habia oido(me decanto por esta), la del mono que vivia en la destileria no, pero puede ser.

Tío Marvin dijo...

El Huxley ese era un antepasado (abuelo, creo) del escritor Aldous Huxley. X sierto, que hay una peli sobre esto: "Escrito sobre el viento", con el Expenser Traci

Ulyses dijo...

Es que eso de "La ciencia lo dijo", podría corroborar la hipótesis de que el origen del nombre del anís proviene de la burla a Darwin.