TE ESPERO EN EL NUEVO BLOG... LITUMA EN LOS ANDES -->

AVISO A LOS VISITANTES

TE ESPERO EN EL NUEVO BLOG...LITUMA EN LOS ANDES -->

miércoles, 25 de abril de 2007

Cómo estimar la distancia a la que está una tormenta.

Estoy en el salón y escucho cómo descarga una tormenta...me gusta oir la lluvia y los truenos, ver cómo los relámpagos rajan el vientre de la noche. Asisto asombrado a este espectáculo de la naturaleza.

Se puede saber cuán lejos está la tormenta y si se aleja o acerca. Esto puede sernos últil si nos encontramos en medio del campo ya que si una tormenta se nos acerca es recomendable buscar un refugio a salvo de las descargas eléctricas...nunca deberemos cobijarnos debajo de un árbol o de elementos metálicos o torres; los árboles y otros elementos que destaquen en altura adelgazan la separación entre las líneas del campo magnético terrestre que estén por encima de ellos y es precisamente por esos "puntos adelgazados" por donde se produce la transmisión de energía que supone el rayo.
El sonido se transmite por el aire a una velocidad de entre 330 y 350 metros por segundo, dependiendo ésta de parámetros como la temperatura o la humedad relativa del aire...a una temperatura de 20º C la velocidad del sonido es de 340 metros por segundo por lo que el tiempo que tarda un sonido en recorer un kilómetro es aproximadamente de 3 segundos. Para saber a qué distancia se encuentra una tormenta sólo tenemos que contar el tiempo, en segundos, que media entre el fogonazo del relámpago (la emisión de luz que produce un rayo) y el trueno (el sonido de la onda de choque causada por el mismo rayo); cuando tengamos los segundos que separan ambos sucesos, los dividimos entre 3 y tendremos la distancia, en kiómetros, a la que se encuentra la tormenta.

2 comentarios:

Ulyses dijo...

Yo cuento con mississippis: mississippi 1, mississippi 2, mississippi 3, etc..

laprensidiaria dijo...

Cuando era más chica me daban miedo las tormentas estas tan exageradas, pero ahora me gustan bastante e incluso no me importa que me pillen sin estar bajo abrigo. Esa cosilla en el estómago y esa sensación de inseguridad y de que eres un ser pekeñajo. Una de las veces en que más he sentido esto fue un día que me desperté con un terremoto. Te sientes impermanente total.