TE ESPERO EN EL NUEVO BLOG... LITUMA EN LOS ANDES -->

AVISO A LOS VISITANTES

TE ESPERO EN EL NUEVO BLOG...LITUMA EN LOS ANDES -->

viernes, 12 de octubre de 2007

Fiesta Nacional y de la Hispanidad.




Hoy se celebra en España el Día de la Fiesta Nacional y el Día de la Hispanidad...en los demás países de Hispanoamérica también es día festivo aunque con diferentes denominaciones: Día de la Hispanidad, Día de la Raza, Día del Descubrimiento de Dos Mundos, Día de la Resistencia Indígena (en la Venezuela de Chávez), Día de las Américas y Día de Colón (EEUU). Es un día que para algunos puede tener connotaciones negativas, les recuerda la conquista del continente, pero para otros representa el día de la comunidad hispana, de los vínculos que nos unen, de nuestra cultura común enriquecida con millones de matices, del hermanamiento entre países, etc...en cualquier caso es un día festivo y les felicito por ello y espero que lo pasen todos lo mejor posible.
Respecto a las banderas...las he puesto como forma de representar lo que siento, en cuanto a ellas, ahora que aquí se está polemizando tanto el tema; en eso, como en otras muchas cosas, me alineo con el pensamiento budista de la Vía de enmedio: ni las banderas son tan importantes como para que la gente se mate por ellas, ni son papel de water mojado...representan la unidad de un país o región, donde viven gentes con parecidas costumbres e historia; yo me siento andaluz, pero también me siento español, hispano, europeo o ciudadano del mundo. Es paradójico que aquí estemos a partir un piñón con alemanes, franceses o polacos, es decir, diferentes lenguas y culturas, y que en Hispanoamérica sigan las disputas mezquinas entre naciones hermanas, con tanto en común incluso de antes de la llegada de los españoles. También me resultan incomprensibles los nacionalismos locales que para afianzar su identidad tienen que negar a las "otras"...quieren resaltar tanto su unicidad, que son tan especiales, tan el "pueblo elegido" con sólo nobles cualidades e ideales, tan genéticamente únicos y puros (¿?) que a veces me parecen extraterrestres...¿cómo es posible que me sienta más próximo a un chileno, a un ecuatoriano o a un francés que a un vasco?¿serán algunos de estos pueblos peninsulares, tan especiales, descendientes de la tribu perdida de Israel?
Vivo en una región donde todos los que llegaron fueron bien acogidos y muchos se quedaron. Aquí se estableció la primera civilización desarrollada y con un rica cultura heredera de la cultura megalítica...era el Reino de Tartessos. ¿Y si pidiéramos fueros especiales o la independencia dada la antigüedad de nuestras raíces? Sería de locos, pero aquí no somos así sino más bien lo contrario. Mi pueblo en época romana era una villa de nombre Celtitán y se cree que esta denominación proviene de una tribu celta que se asentó aquí...¡¡en el sur de la península!! (¿no se supone que los Celtas sólo vivían en las tierras del Cantábrico?)...¿recordáis la historia de los japoneses que se quedaron en Coria del Río?, o los negros que fundaron colonias y acabaron integrándose (¿tu apellido es moreno?)...hubo una época en la que a Sevilla se la llamaba el tablero de ajedrez porque por sus calles se veía a casi tantos negros como blancos y muchos de los primeros no eran esclavos. Y podemos recordar las, más antiguas, llegadas de fenicios, griegos, cartagenienses y romanos que se fueron solapando y fusionando culturalmente y genéticamente con los pueblos indígenas de la península ibérica; después llegaron godos desde Europa, tríbus esteparias mogoles, celtas del norte...hasta los vikingos pasaron por aquí. Más recientemente vinieron tribus del norte de África y la cultura musulmana se asentó en casi toda Hispania por siete siglos que se dice pronto. Actualmente llegan marroquíes, ecuatorianos, argentinos, rumanos, peruanos, colombianos, etc. y espero que sean bien acogidos como ocurrió casi siempre. Mi pueblo es pequeño; hace unos días fuí a una papelería nueva que abrieron y me encontré que la propietaria del negocio me hablaba con la cadencia y el deje porteño...y me pareció fantástico. ¿No es un regalo poder compartir tantas influencias, tanta sangre, tantas culturas?

1 comentario:

Ulyses dijo...

Yo también odio los nacionalismos, prefiero siempre decir que soy ciudadano del mundo, tal y como has dicho tú.

Buena reflexión, a mi estas cosas de los nacionalismos, me parecen igual que los perros que mean para marcar el territorio, una animalada. Se suponía que los humanos estábamos más evolucionados que los animales, pero ni con esas, nos comportamos igual que ellos, y de hecho, hasta algunos animales se comportan muchísimo mejor que los humanos.